“Libro de las sombras”. Del ciclo menstrual y el ciclo lunar: Luna roja (IV de XII)

“El ciclo de la luna y el de la mujer están estrechamente interrelacionados, ya que el cuerpo femenino responde a las fases lunares; pero el ciclo de la luna no es sólo el calendario del cuerpo de la mujer sino que es un indicador de los cambios que se producen en su conciencia.”
Miranda Gray, Luna roja.
Imagen de Subversión Vaginal Fanzine

El ciclo menstrual, la regla, o menstruación es parte del ciclo ovárico normal en una mujer sana en edad fértil. Es la manifestación más clara del ciclo ovárico. El ciclo menstrual dura unos 28 días.
El ciclo empieza el primer día del sangrado y finaliza el día anterior a la siguiente regla. Para determinar cuántos días dura el ciclo menstrual se tiene que contar desde el primer día de regla hasta el día anterior al siguiente periodo.
El ciclo de la Luna dura 28 días y cada una de sus fases dura 7 días. La Luna, a su vez, gira alrededor de la Tierra y su presencia tiene gran influencia sobre todo aquello que contiene agua, por eso se habla de una elevación en las mareas o de la savia de las plantas mientras se encuentra en cierta alineación solar.
No es difícil pensar, pues, que también la ejerza sobre los humanos, ya que estamos compuestos por líquidos en un 70%
La luna es el cuerpo celeste más cercano a la tierra. Sus efectos sobre nosotros son innegables. Los ciclos de la luna y los períodos menstruales femeninos guardan una estrecha relación. Tanto la menstruación como los ciclos lunares duran 28 días, por lo que suceden 13 veces al año.
Es impresionante ver cómo en las comunidades de mujeres se suele reglar en los mismos días, y hay cierta coordinación también con el ciclo lunar, que por lo regular coincide en Luna Nueva para las mujeres solteras, doncellas, o viudas y en Luna Llena para las mujeres con pareja activa sexualmente.
Esto tiene una explicación antropológica muy interesante, ya que en tiempos antiguos, los hombres salían a la guerra o a cazar en días de Plenilunio, y en este periodo las mujeres estaban menstruando, cuando regresaban con sus mujeres, en Luna Nueva, ellas estaban en días fértiles. Las antiguas matriarcas o mujeres sabias decían también que si el ciclo menstrual no coincidía en estas fechas, era producto de una falta de armonía del cuerpo con la Madre Tierra y con la propia naturaleza; es decir, la mujer vivía en un periodo de estrés.
Hoy en día, todo lo que tiene que ver con la regla y el sangrado menstrual parece tabú, pero en las antiguas sociedades matriarcales era un motivo de celebración. Era una forma de conocer y reconocer la feminidad y saberse parte del ciclo de vida.
Esta relación entre la menstruación y el ciclo lunar era un vínculo vital entre la Madre Tierra y la Hermana Luna, la hermana mayor que nos instruye sobre el ser mujer. Por eso existen mitos y ritos de transición que señalan el inicio de la vida reproductiva de la mujer con la regla, en todas las culturas. “Hoy que dejas de ser niña para convertirte en mujer”: una frase gastada, pero significativa aún hoy.
En algunos pueblos antiguos, como los hebreos y egipcios, se pensaba que la mujer estaba sucia cuando menstruaba. Los celtas y los pueblos prehispánicos decían que esta sangre daba vida y fertilizaba la tierra, incluso esta sangre se recogía en “copas” para depositarla, con rituales especiales, en algún lugar donde después se sembraba.

Mientras la Luna ilumine la noche triste
alargo mis brazos hasta tu fría morada
para darle el calor de mi lecho solitario
a quien en la intimidad mi vientre revive

Mientras la Luna se esconde tras las montañas
perfumo mi cuerpo de canela y magnolias
inquieta mi piel espera sus manos-arañas
la oscuridad se va cuando entra por mi puerta

Es de pensarse pues, que si la Luna tiene ciclos, también las mujeres los tenemos y es cierto. Sí, la mujer siempre está en “sus días”, no solo mientras está menstruando. Las hormonas nos juegan rudo, somos un elevador de estrógenos y progesterona, alegóricamente, jugamos a ser Luna Nueva y Luna Llena, es decir, la Luna es nuestra maestra en esto de los cíclicos cambios emocionales y de conciencia.
Las abuelas sabias decían que La Luna y nuestro Ciclo Menstrual nos elevaban en ciertos estados de conciencia y sensibilidad especial mientras que estuviéramos en armonía con su naturaleza y habría que agradecer por ello.
Luna nueva: está relacionada con la sabiduría de “La Bruja”. Es una etapa de transformación interior, de oscuridad. Luna negra: es un momento de introspección. Es el momento idóneo para desprendernos de lo inservible o lo viejo, para estar en silencio, sentir y percibir, para dejar ir, para quitarnos de apegos. En la Herbolaría y Botánica, se dice que es buen momento para sembrar y trasplantar.

La sabia ermitaña de la noche
la hermana oscura del rostro ajado
custodia de los secretos de alcoba
cómplice de lo que mis labios callan

Laberintos que invitan a la sombra
desechar lo que al alma atormenta
gestar sueños que al corazón germinan
morir poco para volver a nacer

Luna creciente: está relacionada con “La Virgen”, es el hambre por saber y allegarnos de experiencias que nos llenen de alegría y vigor. Es el momento cuando se echan a andar las ideas concebidas en el periodo de Brujas. Es momento del hacer, de llevar a cabo y ponerse en movimiento. Somos las doncellas radiantes y lozanas. Los campesinos toman esta temporada para sembrar plantas que crecen altas. No cortan madera, pero si podan.

Sonrisa lozana que nace en oriente
tímida niña de mirada insipiente
doncella que atisba por la ventana
traviesa moza que baila descalza

Ya se asoman los verdes ojos de gata
ya en la canasta falta una manzana
ya se escaparon a las aves de sus jaula
¡Traed a la niña que está desatada!

Luna llena: El Espejo. Refleja la luz del Sol y es momento de plenitud. Se relaciona con “La Madre”, la que alimenta, protege y da sustento. Es la fuerza materna que custodia a la tribu o la familia. Momento de seguridad y mucha sensibilidad, de percepción infinita.
En estos días, nuestro sexto sentido está en su máximo, estamos alertas y precavidas. En los cultivos, son los días perfectos para depositar las semillas en la tierra.

Mujer basta de bazos arropantes
guerrera de espada presta y filosa
dama de regazo reconfortante
madre, centinela, campesina y amante

En ausencia de su amor custodio
toma el hacha y corta los leños
aviva el fuego y cocina puchero
soba su espalda y refresca su rostro

Luna menguante: etapa de “La Hechicera”. Es tiempo de experimentar toda energía sexual sin pudor y sin miedo, nos sentimos en libertad. Entre la Luna Llena y la Nueva, el cuerpo tiende a eliminar toxinas. Con la Luna Menguante, el ciclo lunar se cierra. Inicia un proceso de purificación, de relajamiento y para compartir todo lo que logramos en un mes lunar. Es el momento de recoger los frutos de nuestro trabajo. Es tiempo de cosecha.

La espera valió la pena
la Luna ya nos guarda
ajusto mi vestido de gala
bajo el escote
unjo de perfume nuestra piel
la que antes callaba.

Pinto mis labios de fresas
llevo el fruto prohibido a mi boca
gozo la buenaventura de mi vientre
te endulzo de miel
te baño de mi savia

Dejo que mi cuerpo te diga
cuanto te anhela
Que el vapor del sahumerio
nos eleve y nos funda

Tu cuerpo, mi altar pagano
al dios, hombre y mago
Mi cuerpo, la ofrenda
de diosa, mujer y hechicera
Y en este milagro de carne
nuestra voz pida más.


Autoría: Yolisbeth Ruiz García
Fuente: Proyecto Diez

5 tips para aliviar menstruaciones dolorosas

Todas en algún momento de nuestras vidas hemos lidiado con menstruaciones dolorosas, para algunas estos sucede cada 28 días sin excepción (dismenorrea). Dolor de vientre, migrañas, dolor de espalda, espasmos, sensibilidad en los senos y diarrea son quizás las expresiones dolorosas más comunes durante la menstruación.

1. Go with the flow
Primero debemos aceptar la divinidad de nuestro ciclo y entender que nuestro cuerpo es un sistema perfecto, Mia y yo siempre discutimos sobre nuestra “teoría de los huecos” y es que el cuerpo humano necesita agujeros para poder fluir, este es de hecho un de los principios de la Medicina Tradicional China, la ausencia de fluidez es el inicio de todas los dolores y enfermedades.
Así que sé consciente sobre el proceso que está ocurriendo, entiende que tu cuerpo debe “deshacerse de la sangre vieja” para poder formar nueva.

2. Tiempo para descansar
Esto lo aprendí de la maravillosa Christiane Northrup, aún cuando no sufrimos de menstruaciones dolorosas, debemos tomar este momento para descansar, nuestro cuerpo está sangrando, es un bajón energético. Sé que a veces entre la vida, el trabajo, los hijos y las responsabilidades es imposible tomarse esos días para quedarnos en cama desconectadas del mundo, pero tómate al menos una hora, unos minutos para nutrir tu cuerpo y no para victimizarte. Imaginemos que somos como la batería de un smartphone, cuando tenemos la regla, estamos en “rojo” con solo 20%, entonces tratamos de no utilizarlo tanto para que rinda ese poquito, hasta que podamos reconectarlo de nuevo y cargar las pilas.

3. Hot mamma!
Aquí en Los 5: No more cramps les dimos unos tips para sobrevivir a esos días, el número uno es por supuesto, una fomentera. El calor es necesario para mantener el flujo, el frío contrae e impide el movimiento fluido de la de la energía, así para evitar menstruaciones dolorosas compra una fomentera y toma bebidas calientes a lo largo del día, te recomiendo un te sin cafeína.

4. Alimentación
¿No te has preguntado por que algunos períodos son muy dolorosos mientras que otros soneasy breazy? Pues la respuesta puede estar en lo que comemos. Durante mi menstruaciones suelo comer lentejas (hierro) con arroz (vitamina C), durante esos días debemos nutrir a nuestro cuerpo, así que evita:
-Harinas y azúcares refinados: este es un tiempo en que solemos comernos todas las indulgencias que no nos comimos durante el mes, con ese bajón energético no ponemos mucha resistencia y nos damos libertad para monchar, pero esos munchies, suelen ser los responsables de tu dolor de vientre. Los azúcares refinados por ejemplo, aumentan las sustancias químicas inflamatorias en el cuerpo.
-Cafeína: ya hablamos de que debemos estar relajadas para que todo fluya, pero la cafeína nos tensa y en muchos causa ansiedad, así en esos días evita el café y refrescos.
-Carnes rojas y huevos: estos alimentos son ricos en ácido araquidónico, el cual aumenta la inflamación celular en algunas personas, pudiendo contribuir a trastornos digestivos, reduce su consumo durante estos días.
-Soya: los fitoestrógenos es un químico encontrado en la soya, el cual se asemeja muchísimo al estrógeno.

5. Vitaminas y suplementos
Así como es recomendable eliminar o reducir el consumo de ciertos alimentos durante esa época del mes, también es necesario incluir ciertas vitaminas y suplementos que nos ayudarán a aliviar esas menstruaciones dolorosas.
-Vitamina E: previene la coagulación excesiva y ayuda a mantener el flow menstrual.
-Omega 3: los ácidos grasos ayudan a mejorar la estructura de la célula reproductiva y disminuir la inflamación
-Magnesio y Vitamina B: la deficiencia de magnesio es quizás la principal causa de los dolores menstruales, este ayuda a relajar el tejido muscular. La vitamina B6 se ha demostrado reduce la intensidad del dolor durante la regla. La doctora Northrup recomienda tomar 300-800 gramos de magnesio y 50-100 de vitamina B.

6. Alternativas
Otros métodos para aliviar los dolores menstruales son:
-Orgasmos: está demostrado alivian el dolor de vientre, así que en vez de darte una indulgencia azucarada, tócate un poco.
-Homeopatía: también en los Los 5: No more cramps les recomendamos tomar homeopatía para aliviar el dolor menstrual.
-Masajes: date un masaje en el vientre, esto es algo que te recomiendo hacer no solo durante la regla, sino regularmente.
-Acupuntura y reflexología son terapias alternativas a las que puedes recurrir si tus períodos son muy dolorosos.

Autoría: Irene Abreu

Dile adiós a las pastillas anticonceptivas

Imagino que ya tienes cierto tiempo tomando pastillas anticonceptivas. Imagino también que has ganado peso, has perdido la libido, has tenido algunos inconvenientes digestivos o simplemente sientes que hay algo que no encaja. Créeme que te entiendo perfectamente, estuve en tu lugar.
Para que tengas una idea con respecto a mi pasado, te cuento que me prescribieron pastillas anticonceptivas en 8vo grado (¡si, lo que estas pensando! Eso era mucho antes de haber tenido relaciones sexuales por primera vez). Solía tener dolores de vientre sumamente fuertes cuando era niña y eso fue lo que los médicos recomendaron. De esa forma se inició mi camino: empecé a tomar pastillas anticonceptivas y en principio parecía que todo se regulaba, los dolores disminuyeron, mi período se presentaba regularmente cada mes. ¡Era como magia!
Pero era todo menos eso. Te lo explico para que entiendas: resulta que la píldora enmascara cualquier problema hormonal subyacente y además, puede llegar a empeorar la situación.
El hecho de que yo presentara fuertes dolores y períodos irregulares fueron las razones que tomaron como SEÑALES de que necesitaba ser regulada – una vez más ¡enmascarar el asunto!
Es por esto que deseo compartir contigo todo lo que la píldora puede ocasionarle al templo sagrado de tu cuerpo. Más adelante publicaré el resto de mi historia para contarte como ha sido el proceso desde que dejé de tomar la píldora.
Chicas, a continuación enumero los principales efectos secundarios más perjudiciales de las pastillas anticonceptivas:

1. Oculta problemas hormonales
Se estima que la mayoría de las mujeres comienzan a tomar pastillas anticonceptivas por razones distintas al control de la natalidad: dolores de cabeza, síndrome premenstrual, acné, dolores menstruales. Básicamente se maneja así: ¿Tienes un problema endocrino? ¡Entonces toma la píldora! Pero el asunto es el siguiente: la píldora no resuelve nada, solamente cubre lo que ya está allí y en la medida en que ocultes el problema de base, mayor será el tiempo que te tomará sanar por completo.

2.Ocasiona Cándida
Todos tenemos cándida, pero en esta sociedad moderna en la que las opciones comunes de estilo de vida de las mujeres incluyen pastillas anticonceptivas, antibióticos, pan altamente refinado y una dieta que incluye azúcares aunado a los altos niveles de estrés, el recrecimiento de la cándida puede llegar a tener una amplia gama de efectos. Debido a que la píldora debe ser procesada por nuestro hígado a diario, ésta puede desbalancear el funcionamiento del mismo, ocasionando un recrecimiento de cándida. Es aquí precisamente donde los desajustes digestivos, dolores de vientre e inflamación entran a formar parte de la película. Numerosos síntomas que van desde las migrañas hasta la infertilidad, endometriosis, psoriasis, síndrome premenstrual, depresión, fribromialgia, desórdenes digestivos y muchos otros problemas de salud se atribuyen a un recrecimiento de las levaduras.

3.Ocasiona dominancia de estrógenos
El ciclo natural de la mujer está compuesto del incremento y disminución de los niveles de estrógeno y progesterona. Las pastillas anticonceptivas funcionan manteniendo el estrógeno a un nivel suficientemente alto como para “engañar” al organismo para que piense que está embarazado, por tanto, no puede gestarse otro embarazo. ¿Cuál es el problema? Se sabe que la dominancia de estrógenos también incrementa el acné, los cambios de humor, migrañas, problemas con el hígado y la vesícula biliar así como aumenta el peso corporal. Sé que te puede parecer difícil de creer especialmente si eres una mujer joven y completamente saludable, pero los niveles altos de estrógenos están relacionados con la diabetes, el cáncer y las afecciones del corazón. Estudios indican que el uso del suplemento denominado EstroBlock ha arrojado resultados fantásticos en algunas personas, pero en lo personal no puedo asegurarte nada pues no lo utilizo.

4.Te roba las vitaminas
Las pastillas anticonceptivas literalmente te roban muchas de las vitaminas del complejo B, la vitamina C así como el magnesio y el zinc y el asunto es el siguiente: ¡las necesitamos en todo sentido! Si aún estás tomando la píldora te aconsejo que tomes un suplemento vitamínico de buena calidad para complementar, incluso si estás por dejarla. Algunos vegetales marinos, el camu-camu y otros suplementos minerales como el shilajit son los que recomiendo, a pesar de que podrías necesitar suplementos adicionales.

5.Te hace sentirte atraída por la persona menos indicada
¡Amiga, esto es importantísimo! Presta atención: nuestras hormonas dictan las personas que nos atraen. Así que si tus hormonas están vueltas un quilombo y son sintéticas, nos sentiremos atraídas por alguien que no va a aportarnos nada bueno. Me considero un ejemplo clásico de esto y puedo certificarlo: no hay posibilidad hoy en día de que yo estuviera con la misma clase de tipo que me atraía en aquel momento.

6.Arruina tu libido
¿Sabías que es normal/ideal que sientas como un despertar, sentir que estás listas, sentirte estimulada y excitada? Es una estado natural del ser humano. Sin embargo, muchas mujeres no se sienten “calientes” ¡cómo si eso fuera normal! ¡No, no y noooooooooooooooooooooooo!! Mi linda, ya es hora de que te despiertes con muchas ganas

7.Cambia tu estado de ánimo (una pista: no en el buen sentido)
Es bien sabido que las pastillas anticonceptivas afectan la fluctuación de nuestro estado de ánimo. Estoy segura de que debes haber escuchado alguna vez la historia de una amiga o conocida que simplemente cambió la marca de su píldora y comenzó a sentirse deprimida o ansiosa, irritable o como si tuviera permanentemente el síndrome premenstrual. Las pastillas afectan el sistema endocrino natural de nuestro organismo (el cual ya podría haber sido agotado y destruido debido a otras situaciones o patrones). Nuestro sistema endocrino rige las hormonas y éstas – tal y como te imaginas – rigen nuestro humor, peso y nuestro deseo de vivir. Así que si te sientes cansada, depre y negativa debes tomar esto en cuenta.

8.Afecta o bloquea la energía del chacra de raíz
El chacra del sacro o chacra de raíz no está en condiciones saludables en la mayoría de las personas. Esto se debe a comportamientos sexuales aberrantes, actitudes inapropiadas con relación al sexo y el amor, a las mentiras que nos venden los medios con respecto a la naturaleza del sexo y el matrimonio, a las enfermedades de origen pélvico, violaciones, así como a la incapacidad de expresarnos libremente. Agrégale a esto las pastillas anticonceptivas y el resultado no es nada lindo. Necesitamos abrirnos a nuestras necesidades sexuales individuales y el uso de las pastillas anticonceptivas no es la respuesta para descubrirnos a nosotras mismas y a nuestros verdaderos deseos.

Simplemente escribo este artículo porque realmente me importa. Piensa que tu cuerpo está haciendo su mejor esfuerzo por encontrar el equilibrio, cuidarte, lograr grandes cosas en este mundo.
Quiero compartir esto contigo porque yo misma no lo sabía en su momento. Me lanzaron en la montaña rusa de las pastillas anticonceptivas quizás de forma similar a lo que hicieron contigo: me dijeron que no existía una mejor opción.

Autoría: Carly Morgan
Traducción: Gloria Papin